4 ejecutivos en grupo

Credibilidad y Confianza: Claves en los Equipos de Alto Rendimiento

Resulta interesante ver como algunas compañías hoy por hoy invierten dinero en tecnología, en innovación, en nuevos desarrollos, algunas pensando en la satisfacción del cliente, otras pensando en la satisfacción total del cliente, dos cosas muy distintas. En la primera se piensa en el cliente parcialmente, dejando de lado aspectos que suman muchísimo en la fidelización como es el servicio, el precio, la calidad, la oportunidad, el tiempo. En la segunda se piensa en el cliente de forma integral, se ha estudiado qué quiere recibir el cliente y en ella radica la confianza en todas sus formas y se hace un esfuerzo de organización para lograr cumplir con todas y cada una de esas expectativas.

Sin embargo se les viene olvidando que el agente impulsor, activador, de cualquier tecnología, proceso, procedimiento, se llama “Ser Humano”. Dentro de ese mundo que es cada persona hay rasgos que son comunes para todos y cada uno de nosotros, por ejemplo: la felicidad, la tranquilidad, la motivación, el ánimo, etc… también encontramos rasgos comunes que son menos positivos como la tristeza, la frustración, la envidia, el aburrimiento, la costumbre etc.…

Teniendo este referente Lean Power Management, “La revolución de los Procesos y las Personas” ha encontrado que los Equipos de Alto Rendimiento se forman a partir de dos Conceptos que le permiten al ser humano explorar sus alegrías y tristezas, ambiciones y frustraciones de manera tal que siempre se genera un resultado positivo. Estos dos conceptos se llaman:

  1. Confianza
  2. Cuenta de la Credibilidad.

Un Equipo de Alto Rendimiento

se forma a partir de la Confianza, la que deben tener los miembros del equipo para identificar cuándo uno de sus miembros está pasando por una situación difícil que seguramente afectará el rendimiento del resto del equipo. Pensemos en una carrera de relevos, el equipo en competencia debe conocerse tan bien y creer tanto el uno en el otro que ni siquiera se hace necesario a la hora de correr mirar hacia atrás para ver si el bastón de carrera será recibido en tiempo y forma como lo han practicado en sus entrenamientos. También tomando el mismo ejemplo, los competidores del equipo al ver salir del punto de partida al primer compañero en competencia, saben si su largada fue con eficiencia o si en su arranque sufrió alguna dolencia o alguna dificultad que no le permitirá llegar con el tiempo indicado a entregar el bastón al segundo competidor del equipo, ahí cobra importancia el resto del equipo, se comienzan a sumar fuerzas y esfuerzos  para mitigar la dificultad del compañero inicial, como equipo dan un paso extra, blindan la posibilidad de NO generar un resultado positivo.

La cuenta de la credibilidad

se fundamenta en un principio básico, recibes una cuenta llena de confianza y con las malas decisiones o con las malas actitudes o con los incumplimientos a tus promesas empiezas a debitar de esa cuenta llena de confianza. Esta cuenta tiene un agravante mayor, se te entrega llena una vez y no recibe consignaciones. La cuenta de la credibilidad es el bien más preciado de un Equipo de Alto Rendimiento.

El entrenamiento para formar Equipos de Alto Rendimiento comienza con la posibilidad de permitirles conocerse como personas antes que profesionales. Permitirles conocer sus habilidades sus debilidades, sus valores, sus experiencias, su motivación, permitirles como equipo conocer el fracaso, volver a empezar, permitirles la posibilidad de generar resultados partiendo de su hacer, de su proponer, de su iniciativa.

La tecnología siempre será un factor muy relevante e importante para las organizaciones, sin duda, pero la capacidad de formar Equipos y abandonar el viejo concepto de grupos de trabajo para convertirlos en Equipos de Alto Rendimientogenerará a lo largo y ancho de la organización un clima laboral donde los resultados llegarán por caminos de convicción y no de imposición, donde el cliente que es la razón de ser de toda organización percibirá un producto o un servicio donde un Equipo de Personas colocó su Confianza y Credibilidad en el resultado sin dejar de ser ese humano que ríe y llora, sufre y sueña, fracasa , se levanta y vuelve a empezar hasta encontrar el éxito.

Por: Cristian Murillo Villegas
Creador de La Filosofía Lean Power Management.