¡Que no te aburran en un trabajo operativo!

Crear actividades complementarias, rotar funciones en los colaboradores y propiciar pausas activas son formas de lograrlo.

Los cargos operativos son la fuerza laboral más importante para las compañías, sin embargo, la necesidad que tienen las empresas de producir hace que algunos empleadores olviden que estas personas que ejercen roles repetitivos se pueden cansar y desmotivar con tanta rutina.

Expertos le dijeron a elempleo.com qué deben hacer las organizaciones para prevenir estos estados en los trabajadores.

Isabel Cristina Bohórquez, gerente de talento humano de Surtifruver de la Sabana, expresó que el secreto para tener motivado un colaborador que realiza funciones repetitivas “es no enfocarlo en una sola actividad sino en varias, haciéndolo sentir que su proceso y ejecución de la tarea son importantes para la compañía”.

De igual manera, Guillermo González, coach ontológico, afirmó que es importante la pausa activa y crear espacios de esparcimiento como deportes y juegos que saquen a las personas de la rutina.

“Hay que pensar en el contexto emocional de la persona, si esta tiene una vida rutinaria en su casa y llega a la empresa a sufrir lo mismo, hay que estimularla con actividades extras que la relajen”.

Un empleado que hace trabajos repetitivos automatiza todo lo que está haciendo, por lo tanto, es muy susceptible a accidentes porque va en ‘piloto automático’ y “puede distraerse y, en algunos casos, se puede lastimar”, apuntó González.

Un colaborador que ejerce un cargo operario rutinario puede tener como consecuencia alguna enfermedad, por ende, presenta incapacidades constantes, algo que no es beneficioso para la organización y mucho menos para el trabajador.

El área de la compañía encargada

Las áreas de Recursos Humanos son las encargadas de generar bienestar, pero en algunas empresas su trabajo “se convirtió en un cargo de escritorio, es decir, con personas dedicadas a hacer labores meramente administrativas. Estos funcionarios deben generar otro tipo de actividades que permitan prevenir enfermedades, cansancio y desmotivación”, puntualizó González.

Fuente: Elempleo.com

Espacios adecuados favorecen un mejor desempeño laboral

El entorno físico laboral constituye un elemento fundamental en el rendimiento y desarrollo de las tareas diarias en la compañía. Además, influye en la relación entre compañeros y la salud física y mental del colaborador.

Los puestos de trabajo ya sean compartidos o individuales, abiertos o cerrados, deben ser pensados y diseñados teniendo en cuenta el bienestar de los empleados y la cultura y los objetivos corporativos, afirma Luzmila Calderón, socia Consultora en L&L Talento Humano, firma especializada en capacitación y selección de personal.

Para esta experta es primordial que la infraestructura refleje la personalidad de la empresa: su forma de ser, comunicar, organizar y relacionarse. Las instalaciones deben contar con elementos físicos como temperatura e iluminación adecuadas, control de ruido y aire fresco, no obstante, colores y tamaños afines a la imagen corporativa son esenciales.

El área personal sí importa

De manera paralela, el lugar de trabajo es el área donde el colaborador pasa la mayor parte del tiempo en el desarrollo de sus funciones, por esto se convierte en pieza clave para mantenerse atento y dispuesto a diario. Es así que la responsabilidad de la empresa es dotar a sus empleados de todas las herramientas para un buen desempeño.

El espacio debe ajustarse en tamaño a la necesidad de la labor, tener silla ergonómica, escritorio apropiado y funcional. Estos recursos pueden influir de forma positiva en la productividad y motivación, asegura Doriana Faccini, directora de Human Dimensions International, consultora en desarrollo organizacional.

Por su parte, Rosa Liberato, especialista en salud ocupacional y asesora de la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud reconoce algunos aspectos básicos para el bienestar del empleado:

  • Ventilación y temperatura: pueden generar disconfort térmico y baja productividad.
  • Iluminación: poca o excesiva generan fatiga visual.
  • Tamaño: el espacio pequeño puede provocar la adopción de posturas incómodas que arriesgan al individuo a padecer, a largo plazo, lesiones músculo-esqueléticas.
  • Elementos de trabajo: lugares reducidos dificultan disponer de lo necesario, lo cual retrasa procesos para un buen desarrollo de labores.
  • Paredes: el color adecuado desempeña un rol importante porque eleva la producción, reduce el riesgo de accidentes y aumenta la moral.

Zonas fuera de la oficina

Las especialistas coinciden en que las compañías necesitan lugares adicionales de bienestar, donde los trabajadores puedan desconectarse por momentos de la carga laboral, descansar y reorganizar sus ideas.

Espacios de descanso, alimentación, ejercicio y naturaleza son propicios para disfrutar a la hora del almuerzo y luego de la jornada de trabajo. Para esto debe contarse con una cafetería confortable, utensilios y zonas verdes. Es ideal un sitio destinado para actividades deportivas o recreativas como gimnasio o sala de baile, lo cual contribuye a un ambiente sano y productivo.

Por otro lado es importante que las instalaciones tengan suficientes baños, salones de conferencias, pequeñas salas de reuniones, salas de espera amplias y cómodas para los visitantes, así como equipos audiovisuales.

Credibilidad y Confianza: Claves en los Equipos de Alto Rendimiento

Resulta interesante ver como algunas compañías hoy por hoy invierten dinero en tecnología, en innovación, en nuevos desarrollos, algunas pensando en la satisfacción del cliente, otras pensando en la satisfacción total del cliente, dos cosas muy distintas. En la primera se piensa en el cliente parcialmente, dejando de lado aspectos que suman muchísimo en la fidelización como es el servicio, el precio, la calidad, la oportunidad, el tiempo. En la segunda se piensa en el cliente de forma integral, se ha estudiado qué quiere recibir el cliente y en ella radica la confianza en todas sus formas y se hace un esfuerzo de organización para lograr cumplir con todas y cada una de esas expectativas.

Sin embargo se les viene olvidando que el agente impulsor, activador, de cualquier tecnología, proceso, procedimiento, se llama “Ser Humano”. Dentro de ese mundo que es cada persona hay rasgos que son comunes para todos y cada uno de nosotros, por ejemplo: la felicidad, la tranquilidad, la motivación, el ánimo, etc… también encontramos rasgos comunes que son menos positivos como la tristeza, la frustración, la envidia, el aburrimiento, la costumbre etc.…

Teniendo este referente Lean Power Management, “La revolución de los Procesos y las Personas” ha encontrado que los Equipos de Alto Rendimiento se forman a partir de dos Conceptos que le permiten al ser humano explorar sus alegrías y tristezas, ambiciones y frustraciones de manera tal que siempre se genera un resultado positivo. Estos dos conceptos se llaman:

  1. Confianza
  2. Cuenta de la Credibilidad.

Un Equipo de Alto Rendimiento

se forma a partir de la Confianza, la que deben tener los miembros del equipo para identificar cuándo uno de sus miembros está pasando por una situación difícil que seguramente afectará el rendimiento del resto del equipo. Pensemos en una carrera de relevos, el equipo en competencia debe conocerse tan bien y creer tanto el uno en el otro que ni siquiera se hace necesario a la hora de correr mirar hacia atrás para ver si el bastón de carrera será recibido en tiempo y forma como lo han practicado en sus entrenamientos. También tomando el mismo ejemplo, los competidores del equipo al ver salir del punto de partida al primer compañero en competencia, saben si su largada fue con eficiencia o si en su arranque sufrió alguna dolencia o alguna dificultad que no le permitirá llegar con el tiempo indicado a entregar el bastón al segundo competidor del equipo, ahí cobra importancia el resto del equipo, se comienzan a sumar fuerzas y esfuerzos  para mitigar la dificultad del compañero inicial, como equipo dan un paso extra, blindan la posibilidad de NO generar un resultado positivo.

La cuenta de la credibilidad

se fundamenta en un principio básico, recibes una cuenta llena de confianza y con las malas decisiones o con las malas actitudes o con los incumplimientos a tus promesas empiezas a debitar de esa cuenta llena de confianza. Esta cuenta tiene un agravante mayor, se te entrega llena una vez y no recibe consignaciones. La cuenta de la credibilidad es el bien más preciado de un Equipo de Alto Rendimiento.

El entrenamiento para formar Equipos de Alto Rendimiento comienza con la posibilidad de permitirles conocerse como personas antes que profesionales. Permitirles conocer sus habilidades sus debilidades, sus valores, sus experiencias, su motivación, permitirles como equipo conocer el fracaso, volver a empezar, permitirles la posibilidad de generar resultados partiendo de su hacer, de su proponer, de su iniciativa.

La tecnología siempre será un factor muy relevante e importante para las organizaciones, sin duda, pero la capacidad de formar Equipos y abandonar el viejo concepto de grupos de trabajo para convertirlos en Equipos de Alto Rendimientogenerará a lo largo y ancho de la organización un clima laboral donde los resultados llegarán por caminos de convicción y no de imposición, donde el cliente que es la razón de ser de toda organización percibirá un producto o un servicio donde un Equipo de Personas colocó su Confianza y Credibilidad en el resultado sin dejar de ser ese humano que ríe y llora, sufre y sueña, fracasa , se levanta y vuelve a empezar hasta encontrar el éxito.

Por: Cristian Murillo Villegas
Creador de La Filosofía Lean Power Management.

Cosas básicas que tú necesitas para buscar y conseguir trabajo

Tener una hoja de vida llamativa y bien presentada es crucial, pero hay muchas otras cosas que juegan en un proceso de selección.

Tener un guion específico para buscar empleo sería algo limitado, pues cada persona utiliza diferentes estrategias para aspirar a un cargo laboral. No obstante, existen factores básicos que tú debes tener en cuenta para que se te facilite obtener un nuevo trabajo.

Según expertos consultados por elempleo.com, a los colombianos les falta, además de los requisitos que se van a exponer en este texto, foco a la hora de buscar trabajo, quizás la necesidad prima sobre los intereses y hace que las personas aspiren y se postulen a vacantes no afines.

‘Tips’ que no te deben faltar

Una hoja de vida bien hecha y atractiva. “Concreta, no más de una hoja”, recomienda María José Sáenz,  jefe de Talento Humano en Sutherland. Además, poner tu currículo en portales reconocidos, como elempleo.com, y plataformas como Linkedin.

Debe ser corto, preciso y demostrable. No emplees palabras ni frases ambiguas o genéricas.

Sáenz añade que es importante tener un buen ‘networking’, es decir, la creación de una red de contactos para aumentar las oportunidades laborales. Asimismo, conocer el mercado laboral y contactar con personas y entidades relacionadas con tus competencias.

Resulta fundamental que estés preparado académicamente, actualizado y vigente. Por ende, en la actualidad es fundamental que estés familiarizado y domines las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), ya que el buen desempeño laboral muchas veces depende del conocimiento de las nuevas herramientas tecnológicas.

De igual manera, capacítate y aprende otro idioma. Para nadie es secreto que los recién egresados, por lo general, salen al mercado laboral bilingües, por lo que si tú quieres competir y, sobre todo, internacionalizarte laboralmente deberás, por lo menos, saber español e inglés.

Después de tener claros los puntos expuestos, lo mejor es que comiences a prepararte para las posibles entrevistas de trabajo a las que te vas a enfrentar. “Necesitas conocer tus habilidades porque así tendrás mayor probabilidad de tener éxito”, expresa Guillermo González, coach ontológico y director del área de Desarrollo Humano de la Fundación Dale la Vuelta.

“Tener muchas ganas de aprender, si tú demuestras que quieres cada vez ser mejor vas a tener más posibilidades que alguien que quiera mantenerse en una zona de confort”, dice González. También, presentar una actitud humilde durante la entrevista de trabajo. Si bien hay que tener confianza, se debe aceptar que se cometen errores y dejar clara la posición de que se quieren corregir y seguir adelante.

Empleo.com